Thriller

Un lugar a donde ir, María Oruña

 

portada_un-lugar-a-donde-ir_maria-oruna_201611241638

Retomo el mundo reseñas que parece que esta semana estoy menos liada (y estresada), y lo hago con una segunda parte de un thriller que me tuvo bastante enganchada con la primera.

Título: Un lugar a donde ir.

Autora: María Oruña.

Editorial: Destino.

En resumen: la segunda parte de esta serie o trilogía (no me queda claro lo que va a ser pero seguro que hay una tercera parte, tal y como termina esta segunda), me ha tenido tan enganchada o más que la primera. De nuevo Valentina Redondo tiene que enfrentarse a un caso de asesinatos en serie en la zona de Cantabria, y Oliver Gordon tiene que enfrentarse a nuevas pistas sobre el paradero de su hermano y a la llegada de su ex prometida, Anna. ¡Atención SPOILER! Ambas tramas tienen mucho que ver y se entrelazan, aunque el lector no es consciente de esto hasta que llega casi al final…

La relación entre Valentina y Oliver ha ido evolucionando tranquilamente desde que los dejamos en la primera parte, y ya se plantean incluso vivir juntos en la cabaña de Oliver. Sin embargo la llegada de la ex prometida de Oliver, Anna, hace temblar sobre todo la confianza de Valentina en esa relación, aunque rápidamente Oliver le deja claro que ella es la que él ha elegido, y que la llegada de esta chica no significa ningún cambio. No os penséis que es un libro romántico ni mucho menos, esta trama no ocupa mucho en la historia pero es importante sobre todo para ver la evolución de los personajes y la manera en la que han afianzado su relación.

En esta segunda parte Valentina y Oliver no investigan el mismo caso, ya que ella tiene que centrarse en unos cadáveres que aparecen en diferentes zonas de Cantabria pero con un nexo en común: unas antiguas monedas halladas en una cueva cántabra. Oliver, por su parte, seguirá investigando la desaparición de su hermano en el Tíbet, gracias a la ayuda de su amigo Michael que además se encarga de algunos asuntos del pequeño hotel que Oliver ha montado. Valentina se enfrenta al cadáver de una mujer que parece recién salida del medievo y al de un hombre que aparece en una zona pantanosa. Todo ello rodeado por un Congreso de espeleología y excavaciones que se lleva a cabo en la zona, y al que la mujer “medieval” parece haber asistido horas antes de aparecer muerta.

La investigación de Oliver se complica con la aparición de Anna, que aporta nuevas pistas sobre el paradero de su hermano, desaparecido en el Tíbet. Sin embargo esta trama se complica con la aparición en escena de una especie de “secta” a la que pertenece Anna, preocupada sobre todo por el cambio climático, la sostenibilidad del planeta y de los recursos y el futuro de todo ello. Sé que así contado suena un poco enrevesado pero cuando las dos tramas se unen y vemos el resultado la verdad es que te das cuenta de por dónde ha ido la historia y la manera tan perfecta en la que han ido encajando todas las piezas del puzzle.

En mi opinión: No quiero contar mucho más para no destripar el libro pero de verdad que os lo recomiendo. Si os gustó la primera parte no creo que os defraude esta segunda porque se sostiene de maravilla, y te quedas con ganas de la tercera parte ya que, sobre todo la historia familiar de Oliver, creo que tiene mucho hilo del que tirar. Ahora que vamos cara al verano y las vacaciones creo que es un libro del que disfrutar tranquilamente tumbados al sol sin ninguna preocupación, y si no habéis leído la primera parte os podéis animar y leerlas de un tirón, se leen muy rápido os lo aseguro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s